El ciberacoso en el alumnado de Educación Primaria. Ejes de la prevención en el entorno familiar

La doctora Leticia López-Castro realizó el pasado mes de enero la defensa pública de su tesis “El ciberacoso en el alumnado de Educación Primaria. Ejes de la prevención en el entorno familiar” obteniendo la calificación Cum Laude con Mención Internacional.

El trabajo de investigación llevado a cabo por la doctora Leticia López-Castro del grupo de investigación ESCULCA de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), analiza la prevalencia del ciberacoso en Educación Primaria, contando con la participación de 1.169 familias cuyos hijos e hijas estudian los dos últimos cursos (5º y 6º) de Educación Primaria en un total de 26 centros educativos de Galicia tanto públicos como privados.

El estudio fue dirigido por la profesora Diana Priegue y combina técnicas de análisis cuantitativo y cualitativo para ahondar en profundidad en el relevante papel que han tomado los dispositivos móviles en la vida familiar, y en concreto, en los cambios que produce en las relaciones paternofiliales.

Es innegable que los dispositivos móviles se han vuelto imprescindibles en la rutina de los menores de las familias. Los datos revelan que en el hogar familiar un 72% emplea la tableta, y algo más de un 50% el ordenador portátil y/o el teléfono móvil para acceder a internet.

En cuanto a la frecuencia y al tiempo de uso, un 41% de la muestra admite que se conecta de forma diaria, mientras que cerca de mitad se conectan dos o tres veces por semana. El tiempo de conexión suele oscilar entre 1 hora en el 54% de los casos o máximo 2 horas en el 40%.

Si nos fijamos en el lugar desde donde se conectan los menores, aproximadamente el 53% de las familias indican que sus hijos e hijas usan internet en zonas comunes del hogar, mientras que un 12% lo hace desde su cuarto. Un dato significativamente menor, pero muy relevante.

Este estudio pone de manifiesto los desafíos educativos que provoca la gestión de la tecnología en las familias y las dificultades con las que se encuentran padres y madres para regular su uso. Para evitar el desconcierto parental se evidencia la necesidad de poner en marcha, desde una perspectiva interdisciplinar, programas de intervención educativa orientados a las familias.

La escasa presencia de la intervención pedagógica familiar en los programas de prevención e intervención en el ciberacoso es relevante, teniendo en cuenta que la comunicación, el apoyo y la cohesión familiar son los principales factores de protección.

Por tanto, las conclusiones de la tesis se centran en la alfabetización digital de los progenitores como factor imprescindible para adquirir competencias que permitan a las familias regular el uso de las tecnologías que realizan sus hijos e hijas. Además, se destaca como uno de los elementos esenciales para prevenir la desinformación parental e incidir en una mejor educación, el establecimiento de relaciones más estrechas de las familias con el centro educativo y sus profesionales.

Por último, la doctora Leticia López-Castro pone de manifiesto en su tesis que “no contamos con un texto sólido que recoja la regulación legal del ciberacoso. Es una cuestión que se encuentra diluida en la normativa que contempla los derechos de los menores”.