¿Quieres prevenir el ciberacoso en las redes? No publiques nunca estos 5 datos

niña-acoso-redes-sociales-ciberbullying

Las redes sociales se han convertido en un diario compartido y abierto al público, máxime cuando nuestros perfiles no son privados. A menudo, publicamos imágenes que contienen más información de la que realmente queríamos dar e incluso a veces, sin darnos cuenta, permitimos a la plataforma desvelar datos sensibles de nuestra intimidad.

¿Te acuerdas de esa foto de ti y tus amigos frente a la puerta del instituto que subiste a ‘Instagram Stories’ hace unos días? Puede que, casi sin pretenderlo, hayas insinuado a tus contactos dónde y a qué hora aproximada pueden encontrarte. Debes tener cuidado con los motivos identificativos que puedan aparecer en las imágenes que compartes. Distintivos como un uniforme, un cartel, el nombre o el logotipo de un establecimiento o una pared característica pueden llevar a adivinar sin problema la ubicación donde te encuentras. Si a esto le sumamos la hora de publicación, cualquiera puede construirse una pequeña idea de tu rutina.

Dependiendo de las manos en las que caiga, la información que publicamos puede utilizarse para hacernos daño. También puede crear situaciones desagradables en entornos académicos o laborales, e incluso poner nuestra vida en peligro.

Evita compartir estas cinco cosas

Si no quieres que tu móvil se convierta en un foco de insultos o que te esperen a la salida de tu urbanización, te recomendamos que evites publicar estos cinco datos en tus perfiles sociales a toda costa:

Tu fecha de nacimiento

A excepción de tus seres queridos, quienes por supuesto ya conocen tu cumpleaños, a nadie le importa qué día naciste.

Ubicación actual

Aunque las redes sociales te permiten ubicar cada contenido que compartes en la dirección donde te encuentras, te aconsejamos que no cedas a la oferta. No, al menos, si te encuentras ahí en el momento de la publicación o se trata de un lugar que frecuentas asiduamente. Guárdate este tipo de información para aquellas personas con las que te gustaría disfrutar de ese momento o de tu íntima confianza. Evitarás ponerte en riesgo de que te acosen o coincida misteriosamente contigo alguien que no es de tu entero agrado.

La dirección de tu domicilio

Resérvate tus señas para amistades o familiares de confianza. Dejar saber a cualquiera en las redes dónde vives sólo incentivará que aquellos a los que no les sobran las buenas intenciones merodeen por los alrededores de tu casa y conozcan al dedillo cuándo entras y sales.

El número de teléfono

¿Por qué facilitarías tu número de teléfono al público? Seguro que no es algo que acostumbres a hacer en el día a día offline. Al hacerlo, estarías poniendo en manos de esos compañero/as que te molestan diariamente otra vía de acoso. También podrías empezar a recibir incontables llamadas de números que no conoces. Los departamentos comerciales estarían frotándose las manos y tu terminal ardería constantemente. Y ya sabemos lo agresivas e insistentes que pueden resultar a veces este tipo de comunicaciones…

Tu correo electrónico

Si compartes con la comunidad online tu dirección de correo, tu bandeja de entrada probablemente se convierta en un hervidero de spam y otros contenidos no deseados. Además, corres el riesgo de que te envíen mensajes con algún archivo malicioso que consiga infectar tu dispositivo y/o acceder a tu información personal.