Reclaman medidas para poner freno a los insultos online entre menores en Extremadura

El Grupo Parlamentario del PSOE instará a la Junta de Extremadura a tomar medidas para proteger a los menores frente a las NTIC en el próximo pleno de la Asamblea extremeña el día 19 de junio.

IlustraciónLa presidenta de la Comisión Parlamentaria de los Jóvenes y el Deporte, Isabel Gil Rosiña, señaló que la Red entraña ciertos peligros para los más pequeños.

Un uso inadecuado de las nuevas tecnologías provoca que los menores vean vulnerados sus derechos como por ejemplo el de la privacidad y la intimidad. Además, manifestaba Gil Rosiña, Internet también ofrece contenidos inapropiados para los jóvenes y la Red da cobijo a páginas que hacen apología de conductas peligrosas como por ejemplo la anorexia o la bulimia.

Señaló que incluso los jóvenes cometen en Internet delitos de los que no son conscientes y puso como ejemplo el caso de redes sociales como Tuenti donde los chavales insultan, amenazan o suplantan la identidad de otras personas.

El PSOE insta a la Administración regional a tomar medidas para poner freno a cuestiones de este tipo. En la iniciativa que presentan para que sea debatida en la Asamblea piden a la Junta que pongan en marcha campañas de sensibilización para que los más jóvenes sean conscientes de los peligros que conlleva realizar un mal uso de Internet.

También exigen al Ejecutivo que dote a los padres, madres y profesores de herramientas necesarias que les permitan tener una formación en este ámbito. Y es que, en ocasiones, los padres y madres se encuentran ante una situación que no dominan y que desconocen.

Fuente: Extremadura al día

La cuarta parte de los alumnos de ESO sufre insultos en Internet

Datos provisionales que se incluyen en un completo informe que el equipo de investigación Educació i Ciutadania de la Universitat de Mallorca para el que se han entrevistado a 1.826 adolescentes de entre 13 y 16 años.

Casi una cuarta parte del alumnado de Educación Secundaria, un 23,5%, ha sido insultado a través de páginas web, por lo menos una o dos veces. Ése porcentaje es preocupante, pero aun lo es más ese 6,6% de jóvenes que es insultado una vez cada semana o varias veces a la semana.

  • El 7,7% ha sufrido burlas mediante el móvil.
  • El 10,5% ha visto su identidad suplantada en chats.
  • El 7,3% ha sido amenazado mediante el MSN messenger.
  • El 1,2% ha sufrido la divulgación por email de vídeos comprometidos suyos.
  • El 6,6% se ha encontrado con fotos indiscretas suyas publicadas en la WWW sin su permiso.
  • El 7,4% ha sufrido rumores y falsedades difundidas sobre él en las redes sociales online.

¿Nos preocupa el ciberbullying?

Algunas conclusiones extraídas del Estudio sobre hábitos seguros en el uso de las TIC por los menores publicado por el INTECO en Marzo de 2009.

En todas las manifestaciones de interacción y acecho por otras personas, los hijos están más al corriente que sus padres: los índices de conocimiento mostrados por los niños son superiores a los ofrecidos por los adultos.

Es más conocida la existencia de riesgo derivada de las vertientes pasivas de ciberbullying (ser acosado, insultado o amenazado) que de las activas (acosar, insultar o amenazar).

A pesar de ello, los padres consideran más grave el hecho de que sus hijos insulten a otros niños que el de recibir insultos. Muestra, quizás, la preocupación por la educación y valores con que desean que sus hijos se comporten en Internet. En cualquier caso, el comportamiento que más preocupa a los padres es el de tratar con adultos que se hacen pasar por niños.

El 33,3% de los padres y madres conocen el riesgo del ciberbullying pasivo, frente al 42,5% de los menores encuestados. Conocen el riesgo del ciberbullying activo un 21% de los progenitores frente al 34,4% de los chavales.

En cuanto a la consideración de la gravedad de este riesgo, el 53,9% de los padres consideraba el ciberbullying pasivo algo grave y el 34,2% bastante o muy grave. En cuanto al activo lo consideraba algo grave el 38,1% y bastante o muy grave el 47,1%.

La incidencia directa entre los menores encuestados fue del 5,9% en el caso de sufrir ciberbullying (pasivo) y el 2,9% en el caso de realizarlo (activo) sobre otros chavales.