El ciberbullying es el riesgo online que más hace sufrir a los menores, según un estudio europeo

Según los hallazgos de una nueva encuesta de la red EU Kids Online, financiada por la Comisión Europea a través de su Safer Internet Programme, ser acosada/o online por medio de mensajes desagradables o hirientes es el riesgo menos frecuente pero el que más frecuentemente llega a disgustar a los niños

EU Kids onlineEl estudio se basa en encuestas realizadas en 23 países a más de 23.000 niños y a su madre o su padre, y ha analizado el ciberbullying entre otros riesgos online para los menores.

El 12% de los europeos entre 9 y 16 años dice que se ha sentido molesto o disgustado por algo ocurrido en internet. El 56% de los padres de quienes han sufrido este ciberacoso por otros menores no era consciente de ello.

El 5% de los niños ha recibido mensajes desagradables o dañinos, y el 3% ha enviado mensajes de este tipo a otros. Dos tercios de quienes han recibido mensajes de acoso se sintieron bastante o muy disgustados.

El 19% ha sido víctima de acoso bien online o en la vida real, y el 11% ha acosado a alguien en el último año: parece que el acoso es más frecuente fuera de Internet que online.

La mayoría de los niños que han recibido mensajes desagradables o lesivos a través de internet pidió algún tipo de apoyo en su entorno social mientras que un 20% no dijo nada a nadie. Casi la mitad ha utilizado estrategias online, borrando los mensajes o bloqueando al acosador o acosadora; los niños consideran efectiva esta opción.

En el caso de los jóvenes internautas españoles, el 15% dice que se ha sentido molesto o disgustado por algo ocurrido en Internet. Un 92% de los menores españoles han afirmado que hay cosas en Internet que pueden molestar o disgustar a gente de su misma edad; esta cifra es la más alta de toda Europa. Por contra, únicamente un 6% de los padres creen que sus hijos se han sentido molestos o disgustados por algo que han visto en internet en algún momento.

Un 4% de los menores españoles entre 9 y 16 años afirman haber sufrido bullying online, mientras que la cifra asciende a un 16% cuando se les pregunta si lo han sufrido online u offline.

España está ligeramente por debajo de la media europea en lo que respecta a este riesgo, según las conclusiones del estudio ya que 5% de los menores europeos dicen haber sufrido bullying online, llegando al máximo en Estonia con un 14%.

Un 4% de los padres afirma que sus hijos han sufrido este riesgo. Sin embargo, entre los padres de aquellos menores que realmente han sufrido bullying online, un 67% desconocen que su hijo lo ha sufrido: sólo un 29% contesta afirmativamente y un 5% dice que no sabe.

Fuente: London School of Economics and Political Science – Media and Communications

Aumentan en la República Checa las denuncias por ciberbullying

Más de la mitad de los padres europeos teme que sus hijos se conviertan en víctimas de acoso en Internet, indica la Fundación checa Nuestro Hijo. Esta ONG ha recibido durante los dos años de existencia más de 1700 denuncias.

Los niños y adolescentes publican sin inhibiciones en la red sus datos personales sin darse cuenta de que el chateo divertido puede desembocar en amenazas, chantaje, prostitución infantil u ofertas de sustancias estupefacientes. Informar sobre el uso seguro de Internet es el objetivo del proyecto checo Safer Internet, apoyado por la Unión Europea. Su coordinador, Pavel Vichtera explica los riesgos del ciberacoso.

“El ciberacoso es molestar a alguien con ayuda de medios modernos de telecomunicación: teléfonos móviles, Internet, e-mail, etc. Significa que la persona puede ser atacada o acosada de manera anónima, y en ello consiste la diferencia del acoso real cuando la persona atacada conoce la identidad del agresor”, sostuvo el especialista.

En las escuelas checas se multiplican los casos del ciberacoso en forma de grabaciones de video realizadas con un móvil y luego colgadas en el portal YouTube. Michal Černý, director de una escuela primaria de Praga, ve el mayor problema en que este fenómeno representa un ejemplo para los alumnos.

“Se inspiran mutuamente con sus grabaciones, las miran y dicen aquí han hecho esto, vamos a probarlo también. El año pasado dos alumnos de nuestra escuela crearon una página web donde se burlaban de sus compañeros un poco retrasados, escribían artículos mofándose de ellos, les sacaban fotos y las ponían en Internet. Lo descubrimos por casualidad y logramos acabar con ello relativamente pronto”, dijo Černý.

Sin embargo, no solamente los alumnos más débiles se hacen blanco del acoso por parte de sus compañeros de clase. Cada vez más frecuentes son los casos cuando los escolares graban con un móvil a su profesor en una situación degradante. Hace pocos días se suicidó un ex director de una escuela básica de Bohemia del Norte. Su carrera terminó después de que apareciera en Internet un vídeo en que daba una bofetada a un alumno que lo había insultado.

La protección contra el ciberacoso está en manos de cada centro de educación que puede prohibir el uso de móviles y la realización de grabaciones audiovisuales. La asociación de docentes se dirigió a los diputados exigiendo una ley que les garantice más derechos en la lucha contra los alumnos problemáticos.

Fuente: radio.cz